8 jun. 2015

QUIEN NO TE SUMA, TE RESTA



¿Por qué nos empeñamos en lo imposible? ¿Por qué nos condenamos a estar atados a aquello que está abocado al fracaso??
Muchas veces creemos que lo que no es malo lleva implícito la denominación de origen "bueno" y como consecuencia tendemos a pensar que es lo que realmente nos conviene. Mi amiga Paula, a la que admiro muchísimo, siempre me recuerda una frase que define a algunas personas que no acaban de mostrar del todo su lado vil pero que tampoco derrochan una absoluta bondad: "No me gustan las almas templadas, que ni buenas ni malas" (Shakespeare), no recuerdo textualmente la frase pero viene a decir algo así como: "líbrame de las aguas mansas que de las bravas ya me libro yo". Cuidado con este tipo de personas, no se las ve venir y son las más dañinas a la larga.
Últimamente he escuchado mucho eso de : "pero si no me ha hecho nada grave, no me ha pegado , no le he visto besarse con otra, no tengo ninguna prueba de que me engañe"...¿En serio???Qué sucede en esta sociedad actualmente que justificamos cualquier actitud y estamos totalmente convencidos de que si no están cometiendo un ilícito penal contra nosotros no hay de qué alarmarse. Amiga mía...Quien no te suma te resta, quien no te hace feliz te hace infeliz, quien no que hace sonreír sólo te hará llorar y quien bien te quiere no soportará ni consentirá ver una lágrima en tus ojos. El amor no tiene nada que ver con todo eso, el AMOR LIBRE es sólo para valientes. El amor verdadero implica que tu compañero o compañera de viaje se enamore de otra persona, que pueda enfermar durante el camino, o incluso morir, es libre para prometerte y ,después, romper esa promesa, engañarte sin remordimientos o amarte sin condiciones. Estamos en el mundo y, por lo tanto, expuestos a todos sus peligros. La libertad de amar en su totalidad implica muchas cosas, implica confianza plena sin saber qué sucederá mañana pero, sobretodo, implica poder DECIR QUE NO en el momento y lugar que cada individuo considere oportuno. Nadie comienza una relación como el que pide un crédito personal en un banco: debiendo. Cuando adquirimos un compromiso sentimental a corto o largo plazo, es simplemente porque NOS DA LA GANA y, por ese mismo motivo, todo acaba.
Cuando hablo de relación sentimental también englobo la amistad, este tipo de compromiso es mucho menos exigente y liberal pero comienza y termina de la misma forma: voluntariamente. 
El comienzo de cada relación suele ser de modo egoísta por la simple razón de que buscamos o nos sentimos atraídos por las personas que nos aportan algo positivo a nuestra vida, que nos suman, que nos hacen reír, con las que aprendemos, a las que admiramos, con las que nos gusta estar porque nuestra vida es mucho mejor a su lado. Otro tema es cuando los años van pasando y el compromiso adquirido es diferente e implica un altruismo, un intercambio de energía que la otra persona ha ganado a pulso por todo lo que nos ha dado durante el tiempo anterior. Nadie merece que des todo desde el principio, que entregues a corazón abierto UN MUNDO a cambio de NADA, pues sólo el tiempo te dirá si esa persona verdaderamente lo vale  y qué tipo de relación será. Y eso, querido amigo/a, sólo pasa con los años. 
Cuántas veces he escuchado aquello de : "lo doy todo por ti, pídeme lo que quieras, haré lo que sea..."¿Y qué hay del amor propio?? Si hay dependencia , adiós individualidad. Renunciamos a nosotros mismos, a nuestra verdadera esencia y vendemos nuestra alma al mejor postor por una esclavitud sentimental en versión moderna. Tantos siglos luchando por la libertad del ser humano para acabar así.
El otro día, ojeando vídeos de Youtube, dí por casualidad con uno que me llamó especialmente la atención. Una mujer mulata, bastante exuberante, se grababa a sí misma dando consejos a otras sobre la autoestima y sobre cómo, en la época actual, brilla por su ausencia, sobretodo en el terreno femenino. El hombre se ha acostumbrado a dar lo mínimo de sí mismo porque su compañera ya no exige más, al parecer se conforma con una mínima parte de lo que ellos pueden llegar a dar y claro, ellos haciendo uso de su acomodada situación de recibir el todo por el nada, se han acostumbrado a no luchar por quien de verdad lo merece, confundiendo la sensibilidad con la debilidad y agarrándose a ella para hacerse más fuertes a costa de su cobardía. De esta forma, aparece en escena uno que da sólo un poquito más que los demás y ya nos parece un héroe, ese que adorna la mentira con flores o con dos palabras bonitas nos hace olvidar que hace dos minutos sus gritos eran un infierno.
Esta mujer del video gritaba enérgicamente:"¡amiga!! ¡quiérete!! ¡Sal a la calle con la cabeza alta y hazte valer, no ruegues amor a ningún hombre!". Y cuanta razón tenía...El amor no se suplica, se da sin más. NO contestar a un mensaje ya es un mensaje en sí, si tardan un día en contestarte no es que cayera accidentalmente por las escaleras y se rompiera todos los huesos de los dos brazos mientras su teléfono sufría  un repentino colapso, todo esto, claro, al tiempo que se encontraba en línea. Lo que sucedió es  que tu eres el plan B siempre, y no una prioridad para la otra persona. Eres algo a lo que no dan tanta importancia y, por lo tanto, puede esperar para después o para el día siguiente. 
Mujeres del mundo, abrid los ojos al mismo, luchad por vuestra propia felicidad, no consintais que os traten como un trapo, hagamos que los hombres se tengan que esforzar por conseguir el amor, no deis tanto tan pronto gratuitamente, haced crecer vuestro ego y cambiemos esta fea costumbre que hay del todo por el nada. Y tú, que me estás leyendo, recuerda que la culpa no está en el sentimiento sino que se haya en el consentimiento.
La mejor manera de que el otro cambie es no intentar cambiarlo, por el contrario, TU SÍ PUEDES CAMBIAR.
La vida es aquí y ahora, no hay tiempo para los/las cobardes, para las excusas, para el "después". Siempre pongo de ejemplo a  tres grandes amigas con una fuerza vital admirable que, han perdido a sus madres,  motor de sus vidas, repentínamente, por la crueldad del cáncer... y luchan por seguir adelante con una sonrisa. Esas mujeres que no llegaban a los 60 años, tenían planes, familia, amigos, estaban llenas de proyectos y cosas por hacer, cosas que ya no sucederán, no conocerán a sus nietos ni  los verán crecer. 
Tú que sí estás hoy aquí, no dejes escapar la vida sufriendo con la esperanza de no sufrir más mientras la vida se pasa. No planees, ejecuta, porque quizá mañana ya sea tarde. 

Haz que la vida valga la pena o, mejor dicho, la alegría.

Dedicado a Cristina, Paula, Yasmina y Paloma.